Menú

¿Qué es el chamanismo?

El chamanismo es el conjunto de prácticas espirituales y de sanación más antigua de cuantas existen. Se basa en hechos, en la experimentación y el conocimiento directo de la naturaleza y el cosmos. El chamanismo se fundamenta en la premisa de que el mundo visible está influido por fuerzas invisibles que afectan a todas a las manifestaciones de la vida. Y con este conocimiento directo de lo invisible se comprende lo visible y se adquieren respuestas y soluciones para todos los aspectos de la vida. En cierto modo, el chamanismo consiste en vivir en continuo equilibrio con la naturaleza y con uno mismo. Se trata de recordar y experimentar ese vínculo sagrado con el cosmos. 

En cierto sentido el  chamanismo es un “misticismo activo” ya que considera que todo cuanto existe es sagrado. E igualmente, para la cosmovisión chamánica, todo está conectado y lleno de vida y, por tanto, podemos relacionarnos con todo cuanto nos rodea.

No hay dudas de que todas las culturas gozan de un pasado chamánico cuyas raíces se hunden en un pasado remoto. De hecho la mayoría de las religiones poseen un origen chamánico, que podría decirse que es la esencia de gran parte de sus conceptos espirituales. Algunos de sus aspectos se mantienen en el fondo de estas religiones, generalmente en sus prácticas místicas y simbólicas. En la cosmovisión del mundo griego estaba influenciada por el chamanismo, como se refleja en las historias de Tántalo, Prometeo, Medea y Calipso entre otros, así como en las prácticas mistéricas, como las acontecidas en Eleusis. 

Las prácticas chamánicas de muchas culturas fueron marginadas con la propagación del monoteísmo en Europa y el Oriente Medio. En Europa, comenzó alrededor del año 400, cuando la Iglesia Católica consiguió la primacía sobre las religiones griega y romana. Los templos fueron destruidos sistemáticamente y sus ceremonias prohibidas o apropiadas. La caza de brujas fue la última persecución para acabar con el remanente del chamanismo europeo.

La represión continuó con la influencia católica con los antiguos colonizadores europeos. En el Caribe, y América Central y del Sur, los sacerdotes católicos seguían los pasos de los conquistadores y eran el instrumento de destrucción de las tradiciones locales, denunciando a sus practicantes como “representantes del diablo” y acabando con sus antiguos ritos. En Norteamérica, los puritanos ingleses realizaron campañas periódicas de ataque contra los pueblos indígenas a quienes consideraban como hechiceros. 

Actualmente, el chamanismo sobrevive sobre todo en pueblos indígenas. Su práctica continúa en las tundras, las selvas, los desiertos y otras áreas rurales, y también en ciudades, pueblos, suburbios, y aldeas de todo el mundo. aún sigue especialmente extendido en África, y también en Sudamérica, donde existe un chamanismo sincrético muy latente.

error: Contenido protegido